Lo que viene Producción

bitrenes, qué son y por qué generan polémica

Como se sabe, hasta ahora es San Luis la única provincia donde se aprobó la ley definitiva para el uso del bitren. En ese territorio, circulan 15 unidades patentadas para el traslado de granos y áridos. En 2009 se autorizó el uso experimental de los bitrenes, que hoy ya es un hecho. Según alegaron desde la provincia, los vehículos se desenvuelven tanto en pavimento como en caminos rurales y no sólo tienen mayor capacidad de carga sino que son más seguros y cuidan más el ambiente. 

En octubre de 2015 se publicó en el Boletín Oficial la aprobación de los requisitos técnicos de seguridad activa y pasiva para las unidades. La reglamentación, que ha demorado más de un año, ya está lista, según la información que se maneja entre las empresas del sector. Lo que resta definir es el tema de las licencias de configuración de los modelos de bitrenes para su patentamiento.

Si bien son varias las provincias que solicitan su uso, sectores como la Federación Argentina de Transportistas de Carga se oponen a su implementación. Para su presidente, Vicente Bouvier, los bitrenes son “convoys muy difíciles de operar en las rutas y autopistas provinciales, y que superan las normas establecidas internacionalmente respecto al peso y dimensiones”. 

Además, expresó que es a los transportistas a los que viven atribuyendo “indebidamente” la rotura de las rutas y ahora se va a permitir que circulen vehículos con “más kilos” de lo que se les autoriza.

Para los que no saben, el bitren consiste en un tractor con dos semi remolques enganchados por un acople tipo quinta rueda. Los bitrenes pueden circular en todos los tipos de caminos por donde circulan hoy los camiones convencionales, pero llevando casi el doble de carga (54 toneladas netas en lugar de 28, dos containers de 40″) y usando casi la misma cantidad de combustible.

El vehículo en total puede medir entre 20 y 30 metros de largo.

Según sus defensores su circulación en Argentina incrementará la competitividad de los productos argentinos y ayudará a la incorporación potencial de regiones geográficas hoy marginadas del quehacer productivo nacional, al reducir sus costos logísticos. Y la reducción se traduciría en miles de litros de combustible ahorrado. Al tener más cantidad de ejes (entre siete y nueve, en lugar de cinco), el peso se distribuye mejor y entonces se producen menores daños a la infraestructura vial. Y, a pesar de llevar el doble de carga, las distancias de frenado son menores debido a la tecnología del vehículo, obligatoria en Argentina: frenos ABS y EBS, control de estabilidad, sistema de levantaejes automático y sistema de medición de carga referencial neumático, con lectura digital del peso, para evitar la sobrecarga.

Pero para Bouvier “las normas internacionales a las que hemos adherido, un equipo no puede tener más de 18,60 metros, y de acuerdo a la cantidad de ruedas que tiene no puede cargar más de 45 toneladas. Lo único que vamos a lograr es transportarle más cereales a las multinacionales por el mismo importe del flete”.

Por su parte los principales fabricantes de camiones presionan para que los bitrenes comiencen a operar ya. Scania, especializada en camiones extra pesados, ve una buena oportunidad para consolidar su liderazgo en la categoría y durante todo lo que va de 2016 recorrió varios puntos del país demostrando cómo maniobrar uno de estos potentes camiones. Bajo la excusa del cuidado del medio ambiente, Scania asegura que es política de la empresa “optimizar el uso de combustible y reducir las emisiones de dióxido de carbono” y en ese sentido “los bitrenes son una excelente alternativa”.

Mientras aún se deben determinarse las rutas de tránsito o de circulación habitual para esta nueva modalidad de transporte de cargas, se aguarda que antes de fin de año se efectúen las pruebas piloto con los primeros bitrenes en marcha a través de corredores a determinar.

Deja un comentario