Lo que viene Tecno y Nación

Celulares en la vida cotidiana

– ¿Usted también con el ‘sigue-personas’ a cuestas?-, le pregunté a modo de saludo. El Ángel me devolvió una mirada de reprobación y enseguida me respondió.

– ¡Nunca! Se trata del celular de una persona que conozco, muy humilde, y que trabaja de doméstica por horas en casas de familia. Ella tiene chicos que quedan solos durante la mayor parte del día y lo necesita para que le avisen de cualquier problema, cosa que-por desgracia- sucede con demasiada frecuencia-, enfatizó.

– ¿Y el celular no funciona?-, aventuré preguntarle tratando de averiguar la causa de tanto enojo.

– ¡Al contrario, funciona demasiado!-, exclamó mi amigo, retomando su ira. Y luego se despachó: – La empresa que le provee el servicio de telefonía celular, es ésa que alienta el consumo de estos aparatitos a jóvenes, niños y dentro de poco a bebés, con una publicidad intrusiva y costosa, que terminan pagando sus usuarios. Bueno, esa empresa le manda todos los días, mensajes de textos incitándola a participar en la compra de… ¡autos 0 kilómetro!

Deja un comentario