Tecno y Nación

PIE DIABÉTICO: MENOS AMPUTACIONES GRACIAS A LOS PROCEDIMIENTOS POR CATETERISMO

diabetes_1Una de las manifestaciones clínicas más graves de la diabetes es el “pie diabético”, una afección caracterizada por infección, ulceración o destrucción de los tejidos en las extremidades inferiores, que afecta a pacientes con diabetes no tratados adecuadamente. El pie diabético es la principal causa de amputación no traumática en el mundo.

Esta complicación, sin embargo, podría reducir su incidencia con un novedoso procedimiento: las técnicas por cateterismo, que no hace mucho se practican en nuestro país. De acuerdo con el Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas, la utilización de técnicas de cateterismo permite recuperar el flujo perdido en los casos de ‘pie diabético’, alcanzando un nivel de éxito superior al 80 por ciento, resolviendo infecciones, curando úlceras y, muchas veces, evitando las amputaciones.

El pie diabético se origina por una enfermedad en las arterias pequeñas de los miembros inferiores, sumada a la pérdida de sensibilidad (neuropatía) y a dificultades en la cicatrización, lo que produce un cuadro de irrigación sanguínea insuficiente que genera lesiones que se agrandan, pudiendo presentar infecciones, úlceras y gangrenas.

Hasta hace apenas una década, al tratamiento farmacológico inicial de esta complicación, con el que suelen presentar muy poca mejoría, se le sumaba la cirugía de by-pass, similar a la coronaria, con la complejidad adicional del escaso tamaño de las arterias de los miembros inferiores, lo que dificultaba el procedimiento y le otorgaba resultados muy limitados, generalmente restringidos a aquellos pacientes en los que las arterias afectadas presentaran un calibre considerable y la obstrucción fuera localizada.

pie diabeticoSin embargo, en los últimos años, con el desarrollo del cateterismo, están pudiendo resolverse con éxito y en forma mínimamente invasiva casos de pie diabético caracterizados por obstrucciones en arterias de muy pequeño calibre.

Esta intervención está especialmente indicada en pacientes que presentan dolor en reposo y lesiones en los tejidos. El procedimiento se realiza con anestesia local y suele durar en promedio 90 minutos. 

“Para el abordaje del pie diabético, hacen falta dos componentes: un correcto diagnóstico, identificando la lesión vascular más comprometida, el nivel de calcificación de las arterias y la extensión del compromiso vascular; y un correcto procedimiento de intervencionismo, cuyo objetivo será optimizar el flujo en al menos uno de los tres ejes vasculares existentes debajo de la rodilla”, sostiene el Doctor Daniel Mauro, Cardioangiólogo Intervencionista miembro del CACI.

Cuando el procedimiento por intervencionismo logra mejorar o restablecer el flujo sanguíneo, esto permite aliviar el dolor, cicatrizar las úlceras, y en aquellos cuadros con gangrena avanzada en los que ya era necesario realizar una amputación, que ésta comprenda el menor territorio posible.

De acuerdo con el doctor Mauro, la técnica consiste en la introducción de un catéter desde la ingle o desde el propio pie, y la dilatación de la arteria obstruida con la ayuda de un pequeño balón inflable localizado en su extremo. A diferencia de la angioplastia coronaria, en estos casos no se suele utilizar stents, pero sí en algunas situaciones, balones liberadores de medicamentos.

Sin embargo, el especialista advierte que “el cardioangiólogo interviene cuando fracasó el tratamiento médico que pudo haber prevenido el pie diabético”. Para no llegar a esta situación, “es fundamental la educación al paciente, que incluye -entre otras recomendaciones- el control estricto de su enfermedad y algunos consejos generales como usar calzado cómodo, no caminar descalzo, tener precaución de no quemarse al exponerse a superficies calientes y ser muy cuidadoso al cortarse las uñas”, detalla el Doctor Mauro.

diabates insulinaEn estos pacientes se recomienda también la realización de un estudio preventivo denominado ‘índice tobillo-brazo’, una herramienta de diagnóstico que mediante un eco doppler analiza la presión sistólica de las arterias. Cuando el coeficiente que surge de la división de la presión de las arterias de los miembros inferiores sobre la del brazo se encuentra por debajo de 0,50, el paciente posee una enfermedad arterial severa.

Deja un comentario