Menu

Avanza el proyecto ITER de fusión nuclear

4 enero, 2017 - Energía, Lo que viene
Avanza el proyecto ITER de fusión nuclear

 

Se espera que dentro de menos de 10 años un gas de hidrógeno a 150 millones de grados de temperatura de lugar ya a reacciones de fusión

El proyecto ITER, que quiere demostrar la viabilidad de la fusión nuclear como fuente de energía para el futuro, avanza ahora a toda velocidad, a pesar de los retrasos y aumentos de costos acumulados durante una década.

 

Las 180 hectáreas sobre las que se levantará el complejo ITER en Francia son un espacio de construcción, aunque ya se ven terminados algunos de sus 39 edificios, el más imponente el que servirá para montar el reactor de fusión, en cuyo emplazamiento final se centran ahora los trabajos.

Tras varios idas y vueltas en la organización y el ritmo de construcción, en 2016 los responsables de ITER han podido comunicar que los 19 hitos del proyecto previstos para el año pasado se han cumplido tanto en tiempo como en presupuesto gracias al ritmo impuesto por el nuevo director, el francés Bernard Bigot, desde hace 18 meses.

Con ese logro, se ha aprobado el presupuesto total para el periodo hasta 2035, pero ahora cada país o grupo de países debe obtener el dinero de sus presupuestos particulares. Aunque es muy difícil de calcular, Bigot ha declarado que la construcción del ITER costará 18.000 millones de euros, 4.000 millones más que lo calculado en 2010. El proyecto nació oficialmente hace ahora 10 años, durante el curso de una ceremonia solemne en París.

La Unión Europea (Suiza incluida), es el socio principal y contribuye con casi la mitad del costo de construcción del proyecto. Los otros seis socios son China, India, Japón, Corea del Sur, Rusia y Estados Unidos, que contribuyen a partes iguales con el suministro de los distintos componentes y que en su mayoría no hacen públicos sus gastos. La participación estadounidense está en la cuerda floja desde hace varios años y la llegada del presidente Donald Trump introduce un nuevo factor de incertidumbre, a pesar de que el Departamento de Energía de Estados Unidos se sigue mostrando favorable al proyecto. También el Brexit contribuye a la incertidumbre, si bien Reino Unido siempre ha sido muy activo en la investigación sobre fusión nuclear y no es de esperar que cese la colaboración internacional en este campo.

Se estima que el edificio será terminado para 2019. Por su parte, la empresa española Equipos Nucleares SA (Ensa), ubicada en Cantabria, ha firmado un contrato tras someterse a un proceso de contratación lanzado por Fusion for Energy (F4E), organismo de la Unión Europea que gestiona la contribución de Europa al ITER, para fabricación y entrega de cuatro tanques para el ‘Water Detritiation System’, dos tanques de alto nivel y dos de alimentación. 

Deja un comentario

Más en China, energia, Energía Nuclear, Estados Unidos, Francia, Fusión Nuclear, Proyecto ITER
Cuba inauguró su primera fábrica estatal de notebooks

Francia inauguró el primer tramo de ruta solar del mundo

Cerrar