Mi Club Tecnologico
Cambio Climático

DONALD TRUMP REACTIVÓ DOS POLÉMICOS OLEODUCTOS PARADOS POR OBAMA

Con la firma de dos acciones ejecutivas, el presidente de EEUU dio luz verde a la continuación de los oleoductos Keystone XL y Dakota Access, que su predecesor, Barack Obama, había paralizado debido a su previsto impacto en el medioambiente.
Miércoles 25 de Enero de 2017

Trump acompañó esas medidas con otro memorando que requiere que el acero necesario para construir esos oleoductos se fabrique en EE.UU. y un decreto que ordena acelerar las evaluaciones sobre impacto ambiental previas a la construcción de proyectos de infraestructura prioritarios, como autovías o puentes.

Son varias las protestas que continúan sobre la ruta que recorre el oleoducto Dakota Access.

El mandatario prometió revitalizar la industria del acero y de los combustibles fósiles durante su campaña electoral, y con sus medidas pretende “hacer que el país avance hacia la independencia energética y crear empleos para los estadounidenses”, según dijo su portavoz, Sean Spicer, en su conferencia de prensa diaria.

El oleoducto Keystone XL, prohibido por Obama en 2015 tras una larga revisión sobre su impacto medioambiental, seguida finalmente de un veto presidencial tras aprobarlo el Congreso, pretende transportar unos 830.000 barriles diarios de petróleo procedente de las arenas bituminosas de la provincia canadiense de Alberta a diferentes lugares de EE.UU., incluidas refinerías de Texas.

El Gobierno de Obama también suspendió el pasado diciembre la construcción de Dakota Access, un proyecto de 3.800 millones de dólares que llevaría medio millón de barriles de petróleo al día desde los yacimientos bituminosos de Dakota del Norte a una infraestructura ya existente en Illinois.

El presidente del Instituto Estadounidense del Petróleo, Jack Gerard, se mostró “complacido” de que Trump haya decidido “reconocer la importancia de la infraestructura energética del país”. Mientras que grupos ecologistas como Greenpeace y Sierra Club condenaron la decisión y aseguraron

que seguirán luchando para evitar que se construyan esos dos oleoductos.

Bernie Sanders, el senador y exaspirante presidencial demócrata, prometió en un comunicado intentar hacer todo lo posible para detener la construcción y acusó a Trump de “ignorar las voces de millones de personas y poner los intereses de la industria fósil por delante del futuro del planeta”.

Deja un comentario