Mi Club Tecnologico
Balance anual

EL ATAQUE DEL GOBIERNO NACIONAL A LA INDUSTRIA ELECTRÓNICA

Como todos los años, la Cámara Argentina de Máquinas de Oficina, Comerciales y Afines (CAMOCA) presentó su informe del balance anual de sectores informáticos. Los resultados correspondientes al año pasado, para nada alentadores, demuestran el abandono por parte del ejecutivo de un sector clave para nuestro crecimiento tecnológico y científico.
Lunes 13 de Febrero de 2017

Como todos los años, la Cámara Argentina de Máquinas de Oficina, Comerciales y Afines (CAMOCA) presentó su informe del balance anual de sectores informáticos. Los resultados correspondientes al año pasado, para nada alentadores, demuestran el abandono por parte del ejecutivo de un sector clave para nuestro crecimiento tecnológico y científico.

El gobierno avanza contra el sector industrial electrónico con dos objetivos claves: bajar el precio final al consumidor –mediante la reducción del arancel de las importaciones del 35 por ciento al 0 por ciento– y darle libertad de acción a las empresas en busca de la deseada flexibilización laboral.

Entrada a la fabrica “PC Arts Argentina” de Banghó en Florida, provincia de Buenos Aires antes de los despidos.

Hace unas semanas, la empresa PC Arts Argentina –que controla a la firma de computadoras Banghó– despidió a 243 trabajadores ofreciendo un 50 por ciento de indemnización bajo el argumento de que los puestos de trabajo no eran sostenibles dadas las medidas de apertura de importaciones y de baja de los aranceles impulsadas por el gobierno de Macri. 

Ante esta situación, la postura de diferentes dirigentes oficialistas fue clara: “Las empresas tienen la capacidad industrial para dedicarse a otra actividad”. La gran mayoría de las empresas del sector “están pudiendo reconvertirse y se están sosteniendo con el programa Conectar Igualdad, que va a seguir comprando computadoras nacionales”.  

243 trabajadores fueron despedidos bajo el argumento de que los puestos de trabajo no eran sostenibles dadas las medidas de apertura de importaciones y de baja de los aranceles impulsadas por el gobierno de Macri.

Así es que, mientras varios funcionarios apuntan a culpar a la empresa por los despidos, los trabajadores desplazados desde hace ya varias semanas se encuentran a la espera de la resolución de las negociaciones iniciadas entre la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y el Ministerio de Trabajo –que ya dictó la conciliación obligatoria hasta el 14 de febrero– como así también al ofrecimiento de Programa de Transformación Productiva (PTP), que otorga subsidios para las firmas imposibilitadas de competir con producciones importadas y dispuestas a modificar su perfil industrial.

Con esto, el gobierno busca que Banghó sea el caso testigo de una actividad clausurada y relanzada con otro perfil productivo o, en el peor de los casos, que pasen a engrosar la ola de indemnizaciones por despedidos, cosa que no cayó bien en sectores de la UOM y por lo que el conflicto seguirá en pie.

Desconectar igualdad

Según el informe anual presentado por CAMOCA que realiza desde hace 15 años, la diferencia en cuanto a la intervención estatal en el sector respecto a años anteriores es evidente. El primer dato significativo que se desprende del mismo es el incumplimiento de la promesa realizada por el ministro de educación Esteban Bullrich sobre la continuidad del programa Conectar Igualdad.

Hasta diciembre de 2015, el programa nacional había repartido de manera gratuita 5 millones de netbooks a estudiantes secundarios de escuelas públicas de todo el país. En contraste, el año pasado se tenían que repartir 600 000 netbooks, pero solo se entregaron 100 000, que configuraban un remanente de lo adquirido durante el 2015.

El vaciamiento de Conectar Igualdad, sin embargo, no afecta solamente a los alumnos. CAMOCA resalta que programas como este y otros similares impulsaron e incentivaron la industria nacional en todos sus niveles, directa e indirectamente, a la vez que permitió una mayor orientación a la innovación, incrementando la inversión en investigación y equipamiento para aumentar la capacidad productiva. Por consiguiente, sumado a los 1000 empleados –pedagogos y técnicos– despedidos durante la gestión macrista, el incumplimiento de la promesa de continuidad del programa ha resultado en un fuerte golpe al sector industrial de  la electrónica en general, que comenzó su estancamiento en el 2014 y presentó una importante declinación durante el 2015 y 2016.

1 Comment for this entry

  • martin buglione dice:

    no hay que preocuparse demasiado… todos los despedidos “pueden o podrían” encontrar trabajo rápidamente el las fábricas de globos que el gobierno está impulsando para alcanzar la tan ansiada pobreza cero.

Deja un comentario