Menu

WHATSAPP: ENTRE EL FACILISMO Y LA IMPOTENCIA

4 mayo, 2017 - Tecno y Nación
WHATSAPP: ENTRE EL FACILISMO Y LA IMPOTENCIA

El miércoles 3 de mayo muchos argentinos experimentaron la sensación que sus comunicaciones personales dependen un sistema que opera, invisible para los usuarios, en la etérea nube Internet. Sufrieron la impotencia de no poder conocer las razones del corte del servicio, ni preguntar en cuánto tiempo se iba a restablecer. Tampoco tienen derecho a reclamar en su propio país por los perjuicios ocasionados, ya que el contrato del servicio está fuera del alcance de las leyes argentinas.

La globalización del uso de aplicaciones es, en la Argentina, una tendencia que crece sin resistencias ni análisis críticos. Universidades nacionales, organismos públicos y hasta la misma administración del estado nacional incorporan su gestión y su comunicación a sistemas fuera de su control y auditoría. Utilizan procesadores de texto, planillas electrónicas, servicios de correo electrónico y mensajerías cuya ubicación y funcionamiento desconocen. Guardan sus archivos oficiales, sus comunicaciones de funcionarios públicos, sus proyectos y análisis que tienen que ver con sus responsabilidades como administradores de la cosa pública, en servidores ubicados en lugares ignotos, amparados por estructuras y funcionalidades que escapan a su control y al de la Constitución Nacional y las leyes argentinas.

El incidente Whatsapp resulta así una advertencia que desnuda la precaria situación en que se encuentra la estructura de gestión de la información y comunicación de la Argentina. Un grave falencia que resulta preocupante para el uso cotidiano de los argentinos, pero que alcanza niveles alarmantes cuando el uso de recursos informáticos globalizados se naturaliza en la gestión oficial.

Reaparece entonces la pregunta que el utilitarismo facilista y el desconocimiento técnico postergan eternamente: ¿porqué no se desarrolla una alternativa con servidores instalados  en la Argentina, en lugares conocidos por todos, con rostros y nombres concretos y con responsabilidades públicas establecidas por las leyes argentinas?

Es un objetivo perfectamente realizable para un país que, como la Argentina, exporte anualmente más de mil millones de dólares en productos de software y tiene una capacidad instalada sobradamente suficiente para fabricar los servidores en las empresas electrónicas que hoy están reduciendo sus plantas de operarios y técnicos por falta de trabajo.

Jorge Zaccagnini
Director de MI Club Tecnológico

Deja un comentario

Más en Informática y Comunicaciones, La Tecnología como instrumento de cambio
LA FALACIA DE LOS PORCENTAJES DE INSUMOS IMPORTADOS

LA CONDENA OFICIAL A LA INDUSTRIA ELECTRÓNICA ARGENTINA

Cerrar